Tanja Rahm: Relatos de una ex prostituta

Éstos son algunos fragmentos de una carta que recoge testimonios de Tanja Rahm, una ex prostituta que ha vuelto a nacer

Aunque no sea la experiencia de todas las prostitutas, el testimonio que dejó plasmado en una carta Tanja Rahm, la Danesa que actualmente tiene 36 años y por tres años fue prostituta, y ahora se dedica a ser terapeuta y sexóloga, expone desde lo más profundo una realidad que muchas prostitutas viven y sienten a diario.Tanja Rahm

Foto: Cortesía

Los relatos

‘Querido cliente,

Si piensas que alguna vez me he sentido atraída por ti, estás terriblemente equivocado. Nunca he deseado ir a trabajar, ni siquiera una vez. Lo único en mi mente era hacer dinero, y rápido.’

‘Que no se confunda con el dinero fácil; nunca fue fácil. Rápido, sí. Porque rápidamente aprendí los muchos trucos para conseguir que te vinieras pronto para poder sacarte de mí, o de debajo de mí, o de detrás de mí.’

‘Cuando pensabas que podías estimular tu masculinidad llevándole al clímax, debes saber que lo fingía. Podría haber ganado una medalla de oro por fingir. Fingía tanto, que la recepcionista casi se caía de la silla riéndose. ¿Qué esperabas? Eras el número tres, o el cinco, o el ocho de ese día.’

‘Cuando pensabas que te entendía y que sentía simpatía hacia ti, era todo mentira. No sentía nada hacia ti excepto desprecio, y al mismo tiempo destruías algo dentro de mí. Plantabas las semillas de la duda. Duda de si todos los hombres eran tan cínicos e infieles como tú.’

‘Cuando una gota de sangre aparecía en el condón, no era porque me hubiese bajado. Era porque mi cuerpo era una máquina que no podía ser interrumpida por el ciclo menstrual, así que metía una esponja en mi vagina cuando menstruaba. Para ser capaz de continuar entre las sábanas.’

El mensaje es claro, la vivencia de una mujer se convirtió en un testimonio que rescata la premisa de horribles momentos para ella, cuando al mismo tiempo aclara y concluye que contratar los servicios de una prostituta no es estarle haciendo ningún favor.

Concluyo con una reflexión, el ‘ser humano’ se ha perdido y me cuestiono, ¿dónde ha quedado el verdadero sentido de la sexualidad?

SHARE
Comenta ahora

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD