Ruta Inca hacia Machu Picchu, 1a parte: Cusco

Un recorrido en Perú por los sitios donde vivió el gran imperio Inca. Acompáñanos a descubrir la magia de Cuzco a través de los lugares que debes visitar

No hay forma de pensar en Perú y no asociarlo con Machu Picchu. Lo cierto es que este sitio sagrado para el gran imperio inca, hoy en día es un emblema del país, y uno de los lugares turísticos más importantes del mundo. Incluso se puede jactar de ser una de las nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno.

[NO TE PIERDAS: Machu Picchu para dummies, 1a parte y Machu Picchu para dummies, 2a parte]

No obstante, Perú no se reduce a Machu Picchu, existen otros lugares que vale mucho la pena visitar y que también fueron casa de los incas, por lo que comparten esta misma cosmovisión, arquitectura y ‘buena vibra’.

RUMBO A MACHU PICCHU

Si tu destino final es la ciudadela inca, probablemente tu primera parada en tierra peruana sea su capital, Lima. La recomendación aquí es que te quedes dos o tres días para disfrutar todo lo que tiene que ofrecer esta cuna de grandes artistas como Vargas Llosa, Mario Testino y Chabuca Granda. Para saber exactamente qué visitar y dónde comer delicioso, lee: 10 imperdibles de Lima, Perú, 1a parte y 10 imperdibles de Lima, 2a parte.

LLEGAMOS A CUSCO


*Foto: Montserrat Arcos Romo.

Cusco es la ciudad más cercana a Machu Picchu que cuenta con aeropuerto, por lo que para llegar, tendrás primero que volar aquí. Es una ciudad mucho más pequeña y folclórica que Lima, con calles empedradas y un cielo azul despejado como ningún otro; de fondo se pueden ver las montañas que forman parte de la leyenda de cómo se creó Cusco (no te preocupes, te la platicamos más adelante), pero si hay algo que caracteriza a esta ciudad, son sus decenas de llamas que transitan por las calles, ataviadas con vestuario típico andino y llevadas por señoras cusqueñas que te dejan tomarte la foto con sus animales a cambio de unos cuantos soles.

¿QUÉ VISITAR EN CUSCO?

1. Templo de Coricancha, hoy Convento de Santo Domingo


*Foto: Montserrat Arcos Romo.

Coricancha o Koricancha fue el templo mayor de los incas. Incluso este sitio era considerado más sagrado que Machu Picchu, pues aquí estaba establecido el ‘centro del centro’, el origen de todo. De la construcción de este santuario se da el apogeo del imperio inca, razón por la cual se dice que Cuzco es la capital histórica del Perú.

Según los historiadores del lugar, cuando llegaron los españoles comandados por Francisco Pizarro -a quien se le considera como el principal conquistador español del Perú-, quedaron sorprendidos de ver las riquezas que ostentaba el templo de Coricancha. Se dice que la arquitectura del recinto estaba decorada en su totalidad con láminas de oro y que en sus jardines, además de flores preciosas, habían esculturas de animales y plantas hechas de oro en tamaño real.


*Foto: Montserrat Arcos Romo.

Según los historiadores, el oro que fungía como decoración del templo, tiempo después sirvió para pagar la recompensa que pidieron los españoles para liberar a Atahualpa, el último gobernador inca, el cual ofreció una habitación llena de oro a cambio de su libertad. Los súbditos de Atahualpa llevaron el oro desde Coricancha, en Cusco, hacia Cajamarca, lugar donde lo tenían preso, y a pesar de haber pagado la recompensa, al final éste fue juzgado y condenado a muerte. Actualmente podemos apreciar una pintura con la representación del juicio de Atahualpa en la Catedral de Cusco.

Además del significado místico que le dan los incas, este lugar cobra relevancia histórica porque después de la conquista española, aquí se estableció la primera orden de dominicos de Sudamérica, los cuales lo remodelan y le agregan los patios que hoy podemos visitar, así como los arcos que los decoran. Finalmente, en 1950 se realiza nuevamente una remodelación del lugar y se abre al público.


*Foto: Montserrat Arcos Romo.

Lo que debes saber… Koricancha o Templo del sol está ubicado enfrente de la Avenida el Sol, la más importante de Cusco. El costo de entrada es de 130 soles para extranjeros y 70 soles para estudiantes. Más información: Templo del Koricancha.


*Foto: Montserrat Arcos Romo.

2. Iglesia de San Cristóbal / Mirador de la ciudad


*Foto: Montserrat Arcos Romo.

Cuenta la leyenda que del Lago Titikaka, que se encuentra a 400 km de Cuzco, brotó una pareja a la cual su padre, el sol, les encomendó la tarea de encontrar un lugar para establecerse. ‘Cuando encuentren la tierra donde se hunda esta barreta, sabrán que han llegado al sitio prometido’, les dijo y ellos caminaron por muchos kilómetros hasta llegar a Cusco, donde se hundió la barreta y, haciéndole caso a su padre, se establecieron.

Los primeros habitantes de Cusco decidieron dejar a Koricancha como su templo principal y no permitir que nadie lo habitara para que fuera exclusivamente un santuario. Así pues, establecen la primera casa gobernante en lo alto de una montaña cuya vista daba a toda la ciudad.


*Foto: Montserrat Arcos Romo.

Actualmente ya no existe aquella antigua vivienda, con la conquista española se derribó y se construyó la Iglesia de San Cristóbal, la cual cuenta con uno de los mejores miradores de la ciudad. El recorrido para subir y bajar es toda una experiencia, pues se hace a través de sus callecitas que todavía conservan la arquitectura típica colonial y en donde se encuentran un sinnúmero de establecimientos como cantinas, hoteles, restaurantes típicos y demás.

Lo que debes saber… Ésta es una parada obligada cuando vayas de viaje, pues tomarte una foto con esa vista de Cusco es invaluable.


*Foto: Montserrat Arcos Romo.

3. San Blas: el barrio de los artesanos


*Foto: Montserrat Arcos Romo.

Se podría decir que actualmente cada ciudad mediana y grande tienen su parte’hipster’, entendiendo tal concepto como un lugar donde reside la cultura moderna e impera el ambiente bohemio y artístico. San Blas se puede decir que es el lado hipster de Cusco. Ésta es la zona donde se establecieron los antiguos artesanos para vivir y vender su mercancía.

Aunque el barrio hoy en día está modernizado, sigue conservando su aspecto pintoresco, así como diversas tiendas que ofrecen artesanías enfocadas principalmente en el imperio inca. A este paisaje se le suman restaurantes, bares y galerías de arte. Definitivamente, San Blas un lugar imperdible en Cusco.


*Foto: Montserrat Arcos Romo.

Lo que no te puedes perder… Probablemente éste no es el mejor lugar para comprar artesanías porque los precios son un poco más elevados, pero además de ser una buena opción para la vida nocturna bohemia, si hay un lugar en San Blas que no te puedes perder, es el Museo de la Coca, que está a unos pasos de la fuente principal de la plaza.

El Museo de la Coca es un lugar chiquitito, pero que vale mucho la pena visitar para conocer de dónde viene esta planta y para qué sirve, además de contar con una tienda en donde puedes encontrar un sinfín de productos elaborados a partir de ella: desde un té, una cerveza, jabones, etc. Más información: Museo de la Coca.

*Fotos: Montserrat Arcos Romo.

4. Catedral o Basílica de Cusco


*Foto: Montserrat Arcos Romo.

Al igual que la Catedral de Lima, la Basílica de Cusco o de la Virgen de la Asunción se conforma de tres partes o naves. Como todas fueron construidas a lo largo de varias épocas y por varios arquitectos (el proyecto tardó en concretarse más de 100 años), cada nave posee un estilo diferente o estilo ecléctico.

La Nave Central se inició en 1560 y es la que da directamente a la Plaza Mayor o Plaza de Armas de Cusco. En esta salida puedes encontrar el cuadro del que hablábamos en el punto #1.

La Segunda Nave o Iglesia del Triunfo, fue construida en 1539 y antes de la construcción de la nave central, ésta fue la primera Catedral del Cuzco. Posteriormente y hasta la actualidad funciona como una capilla auxiliar de la Catedral Principal (nave central). Se construyó sobre la base del palacio del gobernante inca Viricocha y en la parte frontal de la iglesia se encuentra una imagen de Nuestra Señora de la Asunción.

La tercera nave o Iglesia de la Sagrada Familia fue construida sobre el antiguo cementerio del Cuzco, incluso actualmente hay evidencia del cementerio. Esta construcción, a diferencia de las dos anteriores, fue mucho más tardía, pues se terminó de construir en 1723.


*Foto: Montserrat Arcos Romo.

Lo que debes saber…La entrada a la Catedral cuesta 25 soles en un horario de 10 AM a 6 PM. Más información: Y tú qué planes?

5. Museo del pisco

Después de visitar la Catedral y estar libre de todo pecado, es hora de disfrutar de la vida nocturna de Cuzco y saborear la bebida más representativa del Perú: ¡el pisco! ¿Y qué mejor lugar para beber pisco que el mismísimo Museo del Pisco?

Decir que como tal es un museo, sería mentir. Se trata más bien de una taberna-bar-restaurante bastante cool, ubicado a un costado de la Plaza de Armas, en donde se preparan infinidad de cocteles con pisco y se sirve comida gourmet peruana deliciosa como anticuchos, pero también otro tipo de entradas internacionales como tapas.

Si todavía estás aventurándote a conocer la cultura del pisco, puedes ordenar algo clásico como un pisco sour o un chilcano, pero si ya eres todo un experto, opta por algo más exótico como un pisco sour de aguaymanta.


*Foto: Montserrat Arcos Romo.

[TE PUEDE INTERESAR: Tips para escoger un buen pisco peruano]

Lo que debes saber…El horario es de 11 am a 1 am y si quieres probar de uno y de otro sabor, pide el simple de varios, sólo que ten cuidado porque son muy engañosos y -dicen- que se te puede subir el alcohol muy rápido?dicen. Más información: Museo del Pisco.

6. Mercado del Cusco


*Foto: Montserrat Arcos Romo.

También conocido como Mercado de San Pedro, se encuentra ubicado en la cuadra de enfrente de la Iglesia de San Pedro, entre las calles de Thupaq Amaru y Cascaparo. Si eres chacharero (es decir, que le gusta comprar muchas cositas) como la autora de este texto, definitivamente este lugar es para ti.

Aquí puedes encontrar de todo: desde fruta y verdura, hasta artesanías típicas peruanas como ponchos, gorros, llamas de juguete, llaveros, bolsas y maletas hechas a mano, tés y dulces de coca, carteras, accesorios para la cocina y un sinfín de recuerdos para llevar a casa a buen precio.


*Foto: Montserrat Arcos Romo.

Lo que debes saber…Es curioso porque en México el regatear los precios a los artesanos puede llegar a verse mal pues se entiende como que ‘no estás valorando su trabajo’, sin embargo, en Perú regatear está totalmente bien visto, incluso los mismos artesanos te llegan a preguntar cuánto ofreces para que empieces la negociación con ellos. Así que si eres buen negociador, ésta es tu oportunidad de poner en práctica tus dotes.


*Foto: Montserrat Arcos Romo.

No te pierdas mañana la 2a parte de esta ruta inca hacia Machu Picchu, en donde hablaremos de Valle Sagrado, Ollantaytambo y Aguascalientes.

*Bonus tip: No te vayas sin pedir una Cusqueña, cerveza propia del lugar.

¿Dónde hospedarte? Marriot Cusco.

Más información sobre estos destinos y otros en Perú: Mundo Joven y Perú Travel.

Comenta ahora

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD