Razones para tomarte un año sabático

¿Quieres tomarte un respiro de tu trabajo? Un año sabático es una inversión de tiempo para descansar y alimentar tu espíritu

Todos hemos soñado alguna vez con renunciar, empacar lo que quepa en nuestra maleta e irnos a viajar por el mundo?un año, por lo menos.

Tomarse un año sabático es una práctica muy común en los países anglosajones donde se acostumbra hacerlo antes de entrar a la universidad o al concluirla. Lo cierto es que cada vez más personas deciden hacer un alto en su vida laboral para recargar baterías y mejorar todos los aspectos de su vida.

A continuación los expertos en viajes de Mundo Joven te comparten buenas razones para que te unas a esta práctica y te des un descanso, viajando:

1. Reduce el estrés

La Organización Mundial de la Salud ubicó a México como el país con mayor estrés laboral, mismo que afecta al 75% de los mexicanos, por lo que tomar un respiro de un año para descansar y conocer, seguramente te ayudará a decirle adiós al estrés.

2. Mejora el desempeño

Un estudio de la Universidad de Middlebury en Estados Unidos comprobó que los estudiantes que tomaron un año sabático obtuvieron de 1 a 4 puntos más que los otros estudiantes que no lo hicieron.

3. Brinda oportunidades

Este periodo de liberación de las actividades académicas o laborales brindan la oportunidad de poner en marcha los intereses personales, de viajar, romper la rutina o dedicarnos a eso que siempre quisimos conocer, decidir y vivir de otra manera.

4. Darle rumbo a la vida

Cuando estás inmerso en el estrés cotidiano, es complicado ‘vaciar tu mente’ y analizar fríamente qué es lo que quieres de tu vida; no obstante, una pausa así es la oportunidad perfecta para analizar lo que en verdad queremos, para dónde vamos y, además, trazar el plan para alcanzar esas metas.

5. Crecimiento personal

Cada día del año sabático es una inversión de tiempo para hacer lo que amas y así, crecer tu espíritu. Además, puedes aprender a administrar tu tiempo y saber invertirlo.

RECOMENDACIONES


*Foto: Istock.

1. Planifica. Antes de dar este paso, tómate un tiempo para planearlo y ahorrar el suficiente dinero para llevar a cabo tus actividades. Acércate a los expertos para que te orienten ya sea que quieras estudiar, viajar o hacer voluntariado.

2. Determina tu situación laboral o académica. Si estás trabajando, platica con tus jefes para ver la posibilidad de volver a tu puesto al finalizar tu viaje o si decides terminar la relación laboral hazlo en los mejores términos. Si estás en la universidad, puedes revalidar materias, los asesores de Live & Learn pueden orientarte en este tema.

3. Define fechas y organiza. Decide cuánto tiempo te tomarás de descanso, y con base en esto elige las actividades que integraras a tu vida, puede ser viajar, estudiar en el extranjero, hacer un voluntariado, trabajar en algo diferente, descansar un tiempo, etc.

FORMAS DIFERENTES DE TOMARTE UN AÑO SABÁTICO

Estudiar en el extranjero

Nada mejor para actualizarte y dar un giro a tu vida que estudiar en otro país, ya que además de sumar en el CV, brinda la oportunidad de conocer a otras personas, de vivir de otra manera y entender otras culturas.

Para quienes hacen un break en entre el bachillerato y la Universidad para estudiar fuera del país, al regresar podrán revalidad materias. Si la pausa es laboral, hay opciones como estudiar un idioma, un diplomado o una maestría.

Hacer un voluntariado

Un viaje de voluntariado es una de las mejores formas de darle rumbo a la vida, de realizar algún trabajo fuera de lo común y sensibilizarse con el planeta, ya sea ayudando a la educación de niños en China, cuidando elefantes en Tailandia o apoyando en las actividades de una zona protegida en Australia.

Viajar

Viajar sana, desestresa y nos permite conocer otros lugares, divertirnos y sobretodo disfrutar del tiempo. Mundo Joven además de los tours tradicionales, maneja ‘Travelers’ una opción de viaje en grupos reducidos, con gente de todo el mundo, guiados de manera en que el turista se pueda ‘fusionar’ con el destino, para conocer el lugar desde la mirada de quienes viven ahí y las experiencias van desde acampar en el Serengueti, rodeado de la naturaleza o ver una aurora Boreal en Suecia.

Tomarse un año sabático es una decisión que abre la puerta a mil posibilidades y que todos se merecen porque la vida es para disfrutarla y porque siempre es bueno tomarse un descanso.

Comenta ahora

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD