Cómo prepararte para regresar a la rutina diaria después del terremoto

Cómo prepararte para regresar a la rutina diaria después del terremoto
Quizá con los recientes terremotos estés estresada, tengas miedo y comienzas a preguntarte: ¿cómo le hago para regresar a mi rutina? ¡Checa estos tips!

Los recientes terremotos en México han dejado un ambiente de estrés y miedo en la población, es normal, pero poco a poco estaremos obligados a continuar con nuestra rutina diaria y es cuando debemos hacer algunas modificaciones para estar preparadas.

Deja el glamour en el escritorio, en el coche y prepara algo más cómodo en la bolsa o en el cajón, sí así, super Godín.

No debes usar

Foto: Istockphoto

NO DEBES USAR

Olvídate de esas faldas tipo lápiz que no te permiten ni caminar con fluidez, sí te ves increíble, pero no eres nada práctica.

¿Zapatos incómodos, tacones altos? ¡Mala idea! ¿Te imaginas correr con ellos en las escaleras durante el terremoto o la alerta sísmica?, seguro no te permitirán ser tan rápida para evacuar. Imagina el mismo escenario cuando sales lo más rápido posible por tus hijos a la guardería o la escuela. En algún momento te lastimarán y será mucho más difícil caminar, por supuesto no podrás correr, ni cargar a los pequeños mientras caminas en esas condiciones.

Bolsa llena de objetos inútiles. Ya sabemos que todo minuto cuenta y es más práctico maquillarte en el trayecto a tu oficina, ¿pero en realidad es tan necesario cargar hasta con la plancha de cabello? Menos es más y mientras más ligera sea tu bolsa también tendrás mejor movilidad.

El celular con poca batería. Sí, las baterías tienen mayor durabilidad si las dejas que se descarguen por completo, pero es mejor estar lista para cualquier emergencia en cualquier momento y lugar.

Lo sí debes hacer

Foto: Istockphoto

LO QUE SÍ DEBES HACER

Usar ropa cómoda que te permita moverte con fluidez; unos pantalones, unos jeans, quizá una falda amplia, siempre y cuando no te tropieces con ella, un vestido cómodo son más adecuados.

Tus zapatos siempre cómodos. Unos flats que no se salgan con facilidad, o quizá unos tenis que te permitan correr sin lastimarte. Eso lo decidirás de acuerdo al código de etiqueta de tu empresa. Pero si eres mamá de tiempo completo o estudiante: tienes el camino más libre, sé creativa para no perder la coquetería pero sin dejar de estar cómoda y ser práctica.

Un silbato. Son muy útiles para llamar la atención. Ya sea que lo necesites para que te abran paso, para controlar el tránsito, para decir “aquí estoy” mientras buscas ayuda para ti o alguien más. Recuerda que en ocasiones perdemos la voz en situaciones de estrés, no confíes solo en tu voz de megáfono.

Identificaciones personales. El gafete de tu empresa para tener acceso rápido de regreso en caso de evacuar tu oficina, o alguna credencial con fotografía para que te identifique cualquier persona en caso de algún accidente. Haz una tarjeta con tus datos personales como nombre, fecha de nacimiento, tipo de sangre, alergias y si cuentas con algún servicio médico; al reverso puedes escribir los números telefónicos de tus familiares o amigos cercanos a quién notificarles dónde estás. Estos datos también podrías portarlos en una placa como la que usan los militares. Llévalos siempre contigo.

El celular siempre con energía. No está de más cargar una pila externa para cuando te quedes sin batería. Cuando estés en algún lugar siempre mantén recargándose tu teléfono móvil. No te quedes sin crédito, ni mucho menos con datos móviles. En situaciones de emergencia se saturan las líneas telefónicas y los servicios de mensajería son lo más efectivos para mantenerte comunicada.

Llaves de tu casa y auto. Mantén siempre contigo las llaves de tu casa y auto, nunca sabes si será imposible regresar por tus objetos personales a tu oficina o al estacionamiento dónde dejaste el auto.

Un tapabocas o pañuelo. Sí, no queremos respirar aire contaminado mientras caminamos a casa de regreso o en busca de nuestros hijos. Mantente protegida, cuidar tus vías respiratorias te mantendrá en movimiento o con vida en caso, tocamos madera, de quedar atrapada entre escombros.

Tener una mejor cultura de protección civil es lo que nos mantendrá a salvo y con mejores posibilidades de sobrevivir ante un desastre natural que nos tome por sorpresa. Nunca dejes de autocuidarte.

También te puede interesar:

¿Qué hacer si tienes miedo a dormir?

¿Cómo actuar ante un ataque de pánico?

SHARE
Comenta ahora

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD