Las prácticas sexuales más extrañas

Las prácticas sexuales más extrañas
iStock
¿Te gustaría probar algo diferente? ¡Checa estas particulares prácticas sexuales!

Cuando de orgasmos se trata, nos ponemos muy creativos. ¿Estás aburrido del sexo ordinario? Aquí te contamos sobre algunas prácticas que salen de lo común.

Hormigas, arañas y gusanos

Algunas personas tienen un gusto por ciertos invitados especiales en su cama: los bichos. La formicofilia es aquella fijación en la que se obtiene una excitación al permitir que animales pequeños caminen sobre las zonas erógenas como el clítoris, pene, ano o pezones, siendo las hormigas las más comunes.

Para chuparse los dedos

Si eres fan de la mantequilla de maní, la arachibutyrophilia podría ser para ti. Esta filia consiste en esparcir crema de cacahuate en el cuerpo, pero el placer aumenta cuando el involucrado es alérgico y entra en riesgo de padecer un ataque.

Entre más sucio, mejor

Y no nos referimos al sexo rudo. La misofilia se da cuando el placer es ocasionado por la suciedad y los desechos humanos. También entra la ropa sin lavar y todo el polvo posible.

¡Ositos de peluche!

La plushofilia es aquella en la que existe una preferencia por los animales de peluche, usándolos para masturbarse o disfrazarse de uno para tener relaciones sexuales.

¡Ese maniquí se ve sexy!

Se conoce como agalmatofilia a la atracción por los maniquís que encontramos en los aparadores de las tiendas.

¿Devoción religiosa?

La hierofilia es aquella excitación que se deriva de los objetos religiosos.

¡Cambia el pañal!

La autonepiofilia produce placer sexual en aquellos que tienen un gusto por usar biberones, pañales y otra ropa de bebés cuando copulan.

 

SHARE
Comenta ahora

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD