Potro del amor: Guía básica de cómo usarlo

Potro del amor: Guía básica de cómo usarlo
Foto: Twitter
Si quieres experimentar nuevas posiciones sexuales, quizá el potro del amor te ayude a lograrlo; esta es la guía básica para usarlo

Algunos hoteles incluyen en sus habitaciones para parejas el potro del amor, un sillón con curvas que seguramente encuentras en los hoteles kinky con mayor facilidad, pero ¿cómo usarlo? ¿qué posiciones son las mejores para explotar al máximo su potencial? Este top 10 les puede dar algunas sugerencias.

Frente a frente. Uno se sienta debajo con la parte del sillón en la espalda y el otro se sienta sobre la pareja de frente. Las curvas del sillón les permitirá que se encuentren en el hueco de en medio dónde la penetración y la cercanía serán extremas.

De espaldas. Uno se recuesta sobre la parte alta del sillón y el otro se sienta sobre la pareja dándole la espalda, el que está abajo se agarra de la cintura y la cadera, pero quién está arriba es quien controla todo el movimiento.

Acostados de espaldas. Uno se recuesta sobre la parte alta del sillón y su pareja encima de él también recostado, de este modo se favorece la penetración vaginal o anal.

Relajados. Uno se recuesta sobre la parte baja del potro, el otro sobre la parte alta sobre el primero de este modo se favorece la penetración profunda mientras sus cuerpos están relajados pues el sillón les permite impulsarse sin tanto esfuerzo.

De perrito. La parte alta del potro te permite apoyo en los codos para que tu pareja te penetre por detrás, mientras que la curvatura les ayuda a descansar las rodillas.

Misionero por todo lo alto. Recuéstate de manera que tu cadera quede sobre la parte alta del sillón y su espalda caiga sobre la curvatura. Tu pareja de pie se coloca frente a ti sosteniendo tus piernas para mejorar la penetración.

Giro anal. Recarga tu cuerpo sobre la parte alta del potro mientras tu pareja te penetra por detrás. Esta posición permite el sexo anal en el que ambos tienen el control del movimiento, haciéndolo más satisfactorio.

Sexo oral para ella. Recostada sobre la curvatura más baja del sillón quedas a la altura perfecta para que tu pareja te bese y no deje de besarte. Tu cabeza debe quedar en el hueco entre curvas.

Sexo oral para él. Si él se recuesta entre las dos curvas del sillón, de modo que su cadera quede en el hueco entre curvas tú podrás realizarle el mejor sexo oral mientras ambos tiene toda la visión disponible.

Beso negro. Si lo suyo es el beso negro, coloca a tu pareja sobre la parte alta del sillón para que recargue su cuerpo mientras tú saboreas toda su espalda hasta que pierda su casto nombre.

Ahora sí ya no tienes pretexto para que tú y tu pareja exploten todo el potencial del potro del amor la próxima vez que se encuentren uno en el hotel al que vayan o decidan comprar uno.

Comenta ahora
PUBLICIDAD