Gaslighting, el abuso emocional de las parejas

Gaslighting, el abuso emocional favorito de las parejas
Forget all troubles. Gloomy thoughtful beautiful woman folding her legs and sitting in the arm chair while her husband sitting in the background
¿Estás con una persona que te miente y te hace creer que estas loca y alucinas? Entonces, puedes ser víctima del gaslighting

Como sabes, la violencia no solo es física, también puede ser psicológica y puede dejar huellas hasta más profundas que un simple golpe. El gaslighting es precisamente eso, una forma de manipulación mental y abuso psicológico que se comete contra una persona, con el objetivo de que la víctima dude de su propio juicio.

Este tipo de abuso es muy común entre las parejas sentimentales, pero también puede darse en casa o con los mismos amigos, es por eso que te diremos cómo identificarlo.

MIRA: ¿QUÉ SIGNIFICAN LOS GEMIDOS EN EL SEXO?

Te hacen dudar de la realidad

Un ejemplo claro del gaslighting está plasmado en la cinta “La chica del tren” en la que una mujer alcohólica siente culpa por arruinar su matrimonio. Con el tiempo, descubre que ella es la menos culpable, y que fue su exesposo quien le creaba lagunas mentales para ser violento con ella.

Otro ejemplo claro es cuando le cachas a tu pareja mensajes comprometedores en su celular o red social y éste te dice que “estás loca”, “que alucinas” y que “ya vas a empezar con tus celos”.

Mentiras que pueden ser verdad

Cuando sales con tus amigos y te excedes de copas es común que no recuerdes todo lo que sucedió en la fiesta, el problema en realidad no es ese, sino en la culpa que puedes sentir después, sobre todo si es algo importante y si la mentira, que puede ser verdad, viene de alguien a quien quieres mucho.

Te hacen creer que eres culpable de todo

Para ganar, este tipo de personas suelen exagerar todo de una forma sutil, al grado de hacerte sentir mal y manipular tus decisiones. Un ejemplo de esto puede ser cuando te dicen: “Yo no digo que lo hagas mal, digo que deberías hacer las cosas con más cuidado, y si te lo digo es por tu bien, pero sabes qué, ya no te vuelvo a decir nada, eso me gano por querer ayudarte”.

Como puedes darte cuenta, hacer dudar a alguien de la realidad es una de las peores formar de violencia, así que recuerda que poner límites no es grosero, a veces es necesario para ser feliz.

TAMBIÉN PUEDES LEER: ¿CÓMO ME DOY CUENTA SI TUVE UN ORGASMO?

Comenta ahora

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD