Factores de riesgo para el cáncer de mama

Factores de riesgo para el cáncer de mama
Foto: Istockphoto
Existen factores de riesgo de cáncer de mama que puedes controlar y otros que se escapan de tus manos ¡Mira cuáles puedes disminuir!

Todo aquello que aumenta la probabilidad de desarrollar cáncer de mama es un factor de riesgo, pero dentro de estos existen algunos que sí puedes disminuir y otros que se escapan de tu control; conversar con tu médico les permitirá crear un plan juntos como la regularidad con la que debas realizarte estudios y análisis de detección de la enfermedad.

Factores de riesgo que sí puedes controlar

Peso. El sobrepeso y la obesidad suponen un riesgo elevado, sobre todo en mujeres postmenopáusicas, pues el tejido graso es la principal fuente de estrógeno que posee el cuerpo tras la menopausia. Una mayor nivel de estrógeno aumenta el riesgo de cáncer de mama.

Dieta. Lo más recomendable es llevar una dieta con bajo contenido graso, rica en frutas y vegetales para reducir la ingesta de grasas animales que además podrían contener hormonas, antibióticos y pesticidas que elevarían el colesterol y otras grasas.

Haz ejercicio. La Sociedad Americana contra el Cáncer recomienda realizar ejercicio físico entre 45 a 60 minutos al menos 5 días a la semana, pues existen pruebas que ejercitarte ayudar a reducir el riesgo.

Consejos para comenzar a correr sin rendirte

Consumo de alcohol. El alcohol puede afectar la función renal de control sobre los niveles de estrógeno en sangre, lo cual puede aumentar el riesgo.

Tabaquismo. Fumar implica un leve aumento en el riesgo de cáncer de mama.

Exposición al estrógeno. La exposición a esta hormona durante periodos prolongados ininterrumpidos puede aumentar el riesgo.

Uso reciente de anticonceptivos orales. Consumir pastillas anticonceptivas aumenta levemente el riesgo, pero solo durante un periodo limitado. Es decir, las mujeres que hayan dejado de utilizarlos por más de 10 años no tienen un mayor riesgo.

Estrés y ansiedad. Controlar la ansiedad y reducir el estrés mejorarán tu bienestar, estado de ánimo y tu grado de satisfacción, además de fortalecer tu sistema inmunitario.

El sexo te ayuda a liberar el estrés

Factores de riesgo que no puedes controlar

Sexo. Ser mujer es el mayor factor de riesgo para que se forme el cáncer de mama, pues las células mamarias crecen y cambian constantemente debido las hormonas femeninas de estrógeno y progesterona.

Edad. El envejecimiento es el segundo factor de riesgo más importante. De los 30 a 39 años, el riesgo es del 0.44%. Después de los 60 años, el riesgo es del 4%.

Inicio temprano de la menstruación. Las mujeres que empiezan a tener la menstruación antes de los 12 años de edad están expuestas a las hormonas por más tiempo, lo cual aumenta en una pequeña cantidad el riesgo de cáncer de mama.

Embarazo tardío o ningún embarazo. Quedar embarazada por primera vez después de los 30 años de edad o nunca tener un embarazo que llegue a término puede aumentar el riesgo de cáncer de mama.

Las mujeres embarazadas sí son sexys

Comienzo de la menopausia después de los 55 años de edad. Al igual que el inicio temprano de la menstruación, el estar expuesta al estrógeno por más tiempo, más adelante en la vida, también aumenta el riesgo de cáncer de mama.

Tener mamas densas. Las mamas densas tienen más tejido conjuntivo que tejido adiposo, lo cual, a veces, puede hacer difícil la detección de tumores en una mamografía.

Cómo realizar la autoexploración de senos

Antecedentes personales de cáncer de mama. Las mujeres que han tenido cáncer de mama tienen mayores probabilidades de tener esta enfermedad por segunda vez.

Antecedentes familiares de cáncer de mama. El riesgo de una mujer de tener cáncer de mama es mayor si su madre, una hermana o una hija (parientes de primer grado) o varios integrantes de la familia por el lado paterno o materno han tenido cáncer de mama. Tener un pariente de primer grado de sexo masculino con cáncer de mama también aumenta el riesgo para la mujer.

Tratamientos previos con radioterapia. Las mujeres que han recibido radioterapia en el pecho o las mamas antes de los 30 años de edad (por ejemplo, para el tratamiento del linfoma de Hodgkin) tienen un riesgo mayor de presentar cáncer de mama más adelante en la vida.

La prevención seguirá siendo la mejor manera de combatir la enfermedad, detectarla en sus fases más tempranas te dan una mayor probabilidad de vencerla. Mantente alerta a los síntomas y realiza tus chequeos médicos con regularidad.

SHARE
Comenta ahora
PUBLICIDAD