Escuelas del sexo, tendencia internacional, ¿necesitamos clases?

Las escuelas del sexo comienzan a ser tendencia mundial, ¿será que realmente es necesario tomar materias y tener alguien que nos guíe en el ejercicio de la sexualidad?

Cada vez más personas en el mundo buscan escuelas especializadas en sexo para aprender a disfrutar más de sus relaciones íntimas. Ya es una tendencia internacional que va cobrando fuerza, poco a poco hombres y mujeres van deshaciéndose de prejuicios para adentrarse en el conocimiento de la sexualidad, del cuerpo propio y de la pareja, de la apertura de sensaciones para el placer mutuo.

Escuelas de felación, las más populares

Hace unos años, en Rusia, se abrió ante el asombro de todos la primera escuela de sexo oral para ‘público en general’.  Ya existían escuelas de este tipo en Brasil y Estados Unidos, pero sus clases eran única y exclusivamente para sexo servidoras. A través del curso El Arte del Sexo Oral, la sexóloga y psicóloga Yekaterina Lyubimov comenzó a enseñar técnicas para mejorar esta práctica a novias, amas de casa, profesionistas y toda mujer interesada en aprender a dar una felación.

Aunque algunos meses estuvo cerrada por quejas de grupos conservadores, hoy no solamente sigue impartiendo estos cursos, sino que la idea se ha extendido por otros países, principalmente en Europa. En España, por ejemplo, la Sex Academy es la primera escuela de este tipo, mientras que en Latinoamérica, Argentina lleva la delantera con la apertura de PK, un institito de sexo con consejos prácticos que dice ser la primera escuela de su tipo en América Latina.

El temario en las escuelas de sexo oral comprende desde masajes peneanos y masturbación, hasta movimientos, succión y uso de la lengua: ‘Al principio lo toman como broma, luego de que se relajan podemos comenzar las clases de forma seria. Es indispensable que tengan clases prácticas con penes artificiales para que la mujer aprenda nuevas técnicas, ya que si sólo se da la teoría llegará a casa y no hará nada’, dice Lyubimov.

 

[NO TE PIERDAS: Tipos de mujeres, todo lo que un hombre debe conocer]


Otros conocimientos sexuales

Pero no todo es sexo oral. En la Sex Academy de Barcelona se imparten también talleres de sexo anal, seducción, baile erótico y sadomasoquismo. A esta escuela no sólo acuden mujeres, como es el caso de la escuela en Rusia, también lo hacen parejas e incluso padres de familia que buscan orientación para hablar de sexualidad con sus hijos.

Desde cosas tan básicas como consejos de seducción para hombres y mujeres, hasta tantra, kamasutra y  masaje erótico.

Escuelas de sexualidad en México

México no se ha quedado atrás de esta tendencia. En la  Asociación Mexicana de Sexualidad se imparten cursos y talleres de sexualidad, la mayoría van dirigidos a médicos, sexólogos y personas dedicadas al estudio de la sexualidad, pero hay algunos que sí se enfocan al público general. Checa en su sitio y busca alguno que te interese, aunque  son más cursos teóricos que prácticos.

También existen talleres de tantra como Namastè Yoga & Pilates, ubicado en la colonia Nápoles de la ciudad de México, en donde imparten cursos de tantra-yoga para principiantes y enfocados en parejas que desean adentrarse en el círculo del placer. Sin embargo, aún faltan escuelas prácticas, como las rusas o españolas, donde se brinden técnicas específicas para mejorar el desempeño sexual.

 

[NO TE PIERDAS: Diosas del sexo reales]


¿Necesitamos estudiar sexualidad?

El sexo es una práctica natural que de manera instintiva se aprende. Sin embargo, los tabúes sexuales, los prejuicios, las ideas equívocas y distorsiones que se hacen en torno a la práctica del sexo hacen que hombres y mujeres repriman lo que deberían saber por simple instinto.

Ahí es en donde una escuela de sexo puede ser liberadora. En medio de ciertos sectores de la sociedad que ven al sexo como algo sucio o un pecado (mismos que obligan a la represión o la sobrevaloración del sexo) y ante otros que tergiversan el deseo y cometen delitos en nombre de la sexualidad, el aprendizaje de lo más simple nos podría regresar a ver las relaciones sexuales como lo que son, actos tan naturales como comer o dormir.

Los nutriólogos nos enseñan a dejar de comer comida chatarra, mientras que el yoga del sexo nos vuelve a mostrar cómo respirar y disfrutar de nuestro cuerpo, Se trata del regreso a lo fundamental, a simplemente olvidar los prejuicios, pero reconociendo que el derecho sexual de uno termina cuando comienza el derecho sexual del otro. En términos simples, necesitamos que alguien nos vuelva a enseñar que el sexo es libertad, pero también responsabilidad. Es fácil decirlo, pero quizá sí necesitamos una escuela que nos enseñe cómo ver, practicar y disfrutar del sexo sanamente.

¿Qué opinas? ¿Te hacen falta unas clases de sexo?

SHARE
Comenta ahora

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD