¿Cómo hablar de sexo con la pareja? ¿De qué hablar con ella?

Todos los sexólogos coinciden en que la clave para el éxito sexual de una pareja es la comunicación pero, ¿de qué hablar en materia sexual?

La comunicación es fundamental en una relación, ya sea en la convivencia diaria, o en el plano sexual, necesitamos decir a nuestra pareja nuestros gustos y necesidades. Sin embargo, a veces por pereza, por no darle importancia, por no romper el momento, por temor o pena, pero dejamos de lado la comunicación.

Discutir temas sexuales con la pareja aumenta la confianza  e incrementa la felicidad? ¡Es en serio! pero, ¿qué temas íntimos son importantes para hablar entre ustedes? La respuesta es todos, habla de todo lo que se te ocurra, pero si no tienes idea aquí te damos algunos ejemplos.

1. Rutina sexual

Todas las parejas caen en algún momento en la rutina y no está mal. Incluso aquellas que utilizan el sexo extremo o hardsex, cuando sólo se explora esa parte de la sexualidad, se convierte en rutina. Lo ideal es que se den pequeñas dosis de creatividad que sobresalga de la rutina. Lean, busquen cosas nuevas, platiquen, echen a volar su imaginación.

2. Límites sexuales
Experimentar con tu pareja es enriquecedor pero es importante establecer límites, acuerdos y consensos. Pongan bien claro hasta dónde pueden llegar. Mientras esté en el contrato de la pareja no habrá situaciones incómodas, ni engaños.

 

[NO TE PIERDAS: Tipos de mujeres que todo hombre debe conocer]

3. Frecuencia sexual

Todo el mundo cree que las relaciones sexuales deben ser espontáneas, ‘cuándo te apetezcan’, pero la realidad es que el trabajo, las labores diarias, la familia, el estrés, la vida cotidiana son factores que merman el tiempo dedicado al sexo. Es frecuente que una de las partes se sienta insatisfecha y quiera más sexo, mientras la otra esté cansada o considere que es suficiente.

Cada persona tiene sus ritmos. Lo ‘normal’, es una vez a la semana, pero esto depende de la pareja. El problema sobreviene cuando la demanda de sexo de uno y otro es distinto. Es ahí cuando podría generarse resentimiento, falta de entusiasmo o apatía que puede repercutir en otros ámbitos de la convivencia.

Lo más sencillo para evitar esto es hablando. Platiquen sobre las necesidades sexuales que cada uno tenga. Si es necesario fijen un día de la semana para dedicarlo al sexo. Eviten que se convierta en obligación, concéntrense en buscar ideas para el ansiado día.

4. Exclusividad sexual

Muchas parejas lo dan por sentado, pero no es así. No asumas que tu pareja sexual estará sólo contigo. Háblalo, establécelo en el acuerdo y cumple lo establecido por ti, no por tu pareja.

5. Gustos y disgustos sexuales

Es importante dar a conocer lo que quieres o no quieras en el sexo. Tu pareja no puede leer tu mente para saber cuáles son tus fantasías, tú tienes que decirlas, sin pena. Si hay algo que no te gusta también debes externarlo. El punto aquí es la forma como abordas las cosas, una cosa es decirlo a manera de reclamo (y obviamente tu pareja se sentirá agredida) y otra es darlo a conocer con sutileza y un tono de voz suave y cariñoso.

6. Clímax sexual

Otro tema que se da por sentado es el orgasmo, ¿realmente quedas satisfecho? ¿termina tu pareja? ¿se sienten satisfechos con sus relaciones sexuales? Muchas parejas evitan este tema porque realmente es complicado. Algunos piensan que anteponer el placer de su pareja al propio es una forma de amor, pero esto a la larga generará insatisfacción y puede ser motivo de ruptura. Si existe alguna insatisfacción o disfuncionalidad busquen el momento adecuado para tocar el tema fuera de la habitación. Pídele a tu pareja el tiempo para complacerte y escucha con atención qué es lo que ella quiere de ti.

7. Protección sexual

Sin importar las parejas sexuales que hayan tenido cada uno, es importante que hablen de los métodos de protección sexual que utilizarán antes de tener relaciones sexuales. Incluso si son pareja estable, definan cómo se cuidarán para evitar (o buscar) la paternidad. Todo debe estar bien puesto sobre la mesa.

 

[TAMBIÉN TE RECOMIENDO: Las sensuales fotos pin up de Marylin Monroe]

¿Cómo hablar de sexo con tu pareja?

Cuando te cuesta trabajo iniciar una conversación sobre sexo con tu pareja, lo primero es ir de lo general a lo particular. Es decir, habla de los hombres o las mujeres en general, antes de referirte a ti o a ella. No personalices (todavía) y trata de ser lo más natural posible)

Si ya pasaste a la etapa de hablar de ustedes, lo recomendable es que externes tus deseos en primera persona, para que quede bien claro qué es lo quieres. Por ejemplo: ‘a mí me gustaría’, ‘yo quisiera hacer’, ‘me encanta cuando sucede esto’, ‘quiero experimentar esto otro’. Hazlo con sutileza, siempre a manera de sugerencia, recuerda que el acto sexual es un consenso.

Llama las cosas por su nombre. Evita utilizar apelativos, sobrenombres o términos vulgares como: ‘cuchiplancheo’, ‘despeinar a la cotorra’, ‘glasear el rol’, etc. Tal vez te parezca divertido pero puedes provocar un momento incómodo, le restarás importancia y naturalidad al acto sexual. Si ya existe suficiente confianza y apertura pueden establecer su propio código en complicidad y sin inhibición, pero primero aborda las cosas sin barreras.

En qué momento se puede hablar de sexo

Tienen que estar a solas y sin distractores. Fuera televisión, celular, amigos, hijos, etc. Conviene buscar un momento al margen del encuentro sexual y un lugar distinto a donde se tienen relaciones. Si en el momento de la relación se te ocurre guiar sus movimientos o susurrarle instrucciones gentiles, también puedes hacerlo.

 

 

SHARE
Comenta ahora

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD