¡No te quemes! Tips para usar el protector solar correctamente

Cómo elegir el protector solar
Foto: Pinterest
En el verano más vale usar el protector solar adecuado, de la forma correcta, para evitar quemaduras por exceso de sol. ¡Mira estos consejos!

Aquí te damos los 10 consejos indispensables al momento de elegir el protector solar adecuado y la forma correcta de hacerlo.

Factor solar. Debes elegir un protector solar con factor entre 30 y 50, un factor máximo de 50+ no tiene gran diferencia en cuanto a protección solar de tu piel, se trata más de publicidad que de salud.

Un protector solar del 30 bloquea el 96.7% de los rayos ultravioleta B y uno del 50 bloquea el 98%. Lo que sí debes elegir es que proteja de los rayos ultravioleta B y A. Busca en la etiqueta las siglas SPF y UVA para estar seguro.

El aceite es mejor que la crema. El aceite con protección solar tiene grandes beneficios, pues no se llega a mezclar con la capa de la piel por lo que queda suspendido encima y se evapora antes. Lo recomendable es usar una marca de prestigio y renovarlo cada 2 horas.

Water proof. Las presentaciones a prueba de agua son mucho más espesas y permanecerán protegiendo tu piel por mucho más tiempo, aunque no olvides volver a aplicarte una nueva capa después de echarte un chapuzón en el mar o en la piscina.

Usa el factor solar adecuado
Foto: Pinterest

Caducidad. Las cremas de protección solar sí tienen fecha de caducidad y debes respetarlas, si las usas al rebasar la fecha límite pierde sus propiedades y deja de ser eficaz. Por lo regular tienen una vigencia de 12 meses, así que checa su vencimiento antes de aplicarla sobre tu piel.

Lo recomendado sería comprar presentaciones pequeñas y no grandes presentaciones que caducarán antes de terminar su contenido.

Cuida el tiempo. Debes aplicar la crema de protección solar entre 20 y 30 minutos antes de exponerte al sol y renovarla cada dos horas; de esta forma permitirás que la crema se mezcle y absorba por tu piel para dar la protección adecuada.

Aplícala en todo el cuerpo. No escatimes en ser generoso al aplicar tu protección solar. Tampoco dejes de atender las áreas que no quedan directamente expuestas al sol, porque a través de la tela también puedes llegar a quemarte. Recuerda el empeine, la planta del pie y el cuero cabelludo (lo ideal sería usar un presentación en spray), que aunque está protegido por el cabello, puedes tener de un tono tan rubio que te quemarás o las personas calvas, deben cuidar esa zona mucho más.

Cuida tu exposición al sol
Foto: Pinterest

El sol quema en todos lados. Solemos asociar la protección solar con la playa y lugares calurosos, pero en realidad, cuando estamos en la ciudad y vamos a exponernos al sol por periodos mayores a 10 minutos también corremos el riesgo de sufrir quemaduras, mientras más blanca sea nuestra piel, más riesgos tiene.

El horario mortal. La exposición solar es más fuerte entre las 12 y las 16 horas. Así que olvida tenderte a tomar el sol a esa hora, pues es el punto más alto de radiación del día y podrías estar arriesgándote a contraer cáncer de piel.

Hidrátate con aftersun. Las cremas o geles para después de asolearse tienen como función rehidratar tu piel, nunca son la solución para quemaduras por exposición excesiva al sol sin los cuidados adecuados; sentirás frescura y alivio momentáneo pero no se curará tu piel.

Cuida a los bebés pequeños. Un bebé menor de 6 meses no debe exponerse al sol. Pues su piel es todavía inmadura y ninguna crema le ofrece la protección solar adecuada, ni siquiera las pediátricas, pues a diferencia de las de los adultos, es que tienen menos componentes químicos.

Cuidados de un bebé en la playa
Foto: Pinterest

Ya sabes cómo elegir tu crema de protección solar y cómo usarla para evitar quemaduras, pero si te expusiste por demasiado tiempo al sol y resultaste con lesiones en la piel, aquí te dejamos unos remedios caseros que te aliviarán.

 

 

Comenta ahora
PUBLICIDAD