Awanakancha: el santuario de llamas que debes conocer en Cusco, Perú

Awanakancha es un santuario en Cusco donde puedes tomarte fotos gratis y aprender la diferencia entre llamas, alpacas, vicuñas y guanacos. Conócelo

Es impensable viajar a Perú sin esperar ver algunas llamas. Es más, me atrevería a decir que los turistas quieren ver a estos animalitos, tanto como ansían llegar a Machu Picchu. Y la verdad es que si es uno de los objetivos en tu viaje a Perú, Cusco no te decepcionará. Aquí puedes ver llamas en casi todas partes: desde los mercados de artesanías, hasta en la mayoría de las calles turísticas.

¿De dónde vienen las llamas?


*Foto: Montserrat Arcos Romo.

Dentro de los datos curiosos que podríamos mencionar de la familia de los camélidos sudamericanos, hay que decir que Perú posee el 90% de la población mundial de alpacas, 82% de vicuñas y 26% de llamas. Ahora, ¿por qué son tan famosas las llamas? Algunos asegurarán que su boom surgió después del meme famoso de ola ke ase, que hizo que la imagen de la llama diera la vuelta al mundo.


*Foto: Montserrat Arcos Romo.

No obstante, las llamas han estado presentes desde hace mucho tiempo atrás en esta región de Sudamérica que conforma Perú, Bolivia y una parte de Argentina. De hecho, hay vestigios de cerámica mochica (los mochicas fueron una cultura antigua del Perú muy importante) en donde se representa a estos animalitos que se cree que vienen de la domesticación de los guanacos salvajes para poder utilizarlos como animales de carga.


*Fotos: Televisa.com

Llamas en Cusco, Perú

Actualmente, tomarse la foto con estos camélidos sudamericanos es actualmente una forma de ganarse la vida para muchas mujeres indígenas de Cusco, quienes se visten con el traje típico andino, a la vez que atavían a sus llamas con indumentaria folclórica y salen a caminar a donde están los sitios turísticos. El trato es que ellas salgan en la foto del turista, posando con su traje típico y sus llamas, a cambio de una propina. ¿Cuánto hay que darles? Bueno, depende. Hay personas que les dan de tres hasta diez soles o más.

Awakancha: el Palacio Textil

No obstante, en la carretera que va de Cusco a Pisaq, sobre la ruta que conforma el Valle Sagrado de los incas, existe un lugar para ver llamas en todo su esplendor. Se trata delsantuario de llamas Awanakancha, palabra quechua que significa Palacio Textil.


*Fotos: Montserrat Arcos Romo.

A este lugar también se le conoce como el Palacio Viviente del Ande porque, además de llamas, es posible ver otro tipo de camélidos como alpacas, vicuñas y guanacos, que aunque se parecen, no son lo mismo; pero no te preocupes que de aquí saldrás aprendiendo a diferenciar a cada uno ¡y dándoles de comer a todos!

Otra cosa muy interesante de este lugar (que es una iniciativa privada de tres hermanos originarios de Cusco) es que se puede apreciar la elaboración típica de los textiles peruanos desde antes incluso de que sean materia prima. Es decir, ves la lana y la alpaca en los animalitos, a los cuales -repito- puedes alimentar y tomarte foto con ellos de forma gratuita. No obstante, aquí en el santuario también encuentras otra en la que mujeres indígenas están tiñendo, tejiendo e hilando las fibras de forma tradicional y en lugares ambientados a la vieja usanza, de modo que los visitantes puedan darse una idea clara de cómo viven y trabajan los artesanos textiles de la zona.

Por último, en la tercera parte de este lugar, están los productos finales que anteriormente realizaron sus artesanos. Desde gorros típicos andinos, hasta edredones, bufandas, suéteres y un sinfín de productos de lana y alpaca que podemos encontrar a la venta y que ayudan al sustento del lugar y al desarrollo de la gente que trabaja aquí. Un must que debes visitar si estás en Cusco. Más información: Awakanakancha.

Para conocer más de Cusco y otros destinos de Perú: Mundo Joven y Peru Travel.

También te puede interesar:

Machu Picchu para dummies, 1a parte.

Machu Picchu para dummies, 2a parte.

Top 10 Lima: dónde ir, qué hacer y qué comer, 1a parte.

Top 10 Lima: dónde ir, qué hacer y qué comer, 2a parte.

Comenta ahora

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD