Asistencia sexual: échame una mano

Acompañamiento sexual para personas con discapacidad. Una figura legal en países europeos bajo la premisa de que la sexualidad es un derecho

La asistencia sexual es un servicio de salud legal en muchos países europeos como Dinamarca, Holanda, Suiza, Bélgica o Alemania. Bajo la premisa de que la sexualidad es un rasgo vital de identidad y que privar a las personas de ella es como quitarle su personalidad, se ha creado la figura de la Sex Asistent.

La Sex Asistent o Asistente Sexual es una profesional de la salud que ayuda a una persona con discapacidad física grave o con amputaciones, que no puede tocar sus genitales con independencia, a bañarlo, cambiarle de ropa y alimentarlo, pero si tiene una erección lo ayuda a masturbarse mirando hacia otro lado.

Para muchos la asistencia sexual es la única alternativa para ayudar a aliviar sus necesidades eróticas. De acuerdo con el colectivo de discapacitados en Europa se debe distinguir entre asistencia personal y asistencia sexual: ‘ambas son igualmente dignas de ser regularizadas y legalizada’.

 

[NO TE PIERDAS: Sexualidad para discapacitados, mitos al descubierto]

 

Hasta ahora la única alternativa para las personas con diversidad funcional había sido la prostitución, pero con la asistencia sexual se está replanteando la posibilidad de expandir esta figura legal, con formación médica y regulación para realizar acompañamientos eróticos, sensuales y sexuales.

En México existen más de 7 millones de discapacitados con algún problema de motricidad, pero con funciones sexuales intactas. Es por ello que el Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad está promoviendo reformas que legalicen la asistencia sexual para discapacitados en nuestro país.

¿Qué opinas? ¿Estás de acuerdo con la figura del asistente sexual? ¿Quieres saber más de este tema? Dale clic en el video y entérate más con nuestros amigos de PM.

SHARE
Comenta ahora

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD