Adiós diarrea de verano: Tips para que no te ataquen las bacterias

Hombre con diarrea en vacaciones en la playa
Getty Images.
Evita ser víctima de las bacterias en los alimentos este verano. Una experta te dice la manera correcta en que se deben manipular los alimentos

Adiós diarrea en verano.

No hay nada como disfrutar de un verano al máximo. Este sólo será posible si todo va en orden en lo que comemos y cómo lo comemos.

Cuando somos víctimas de las bacterias que pueden estar en algún alimento durante nuestras vacaciones, todo puede convertirse en una pesadilla.

Es por eso que para disfrutar de esta temporada, toma en cuenta estos 4 consejos de los que nos habla Susan Bowerman, directora de capacitación sobre la nutrición de una famosa empresa de suplementos alimenticios; para aprender a manipular los alimentos en época de verano.

“Las bacterias en los alimentos que pueden causar enfermedades crecen rápidamente a temperatura ambiente, e incluso más rápido cuando la temperatura se acerca a los 32° C”.

¿Son buenos para la salud los alimentos fermentados?

¡AQUÍ LOS TIPS!

1. Sigue la “regla 2-2-4”: cuando se trata de las sobras, hay una manera fácil y simple de recordar cómo almacenarlos: dos horas, dos pulgadas, cuatro días. Dos horas es el tiempo que los alimentos pueden permanecer seguros a temperatura ambiente después de haber sido sacados del horno o de la parrilla. Las dos pulgadas significa que se recomienda almacenar los alimentos sobrantes en recipientes poco profundos, para que se puedan enfriar de manera uniforme y rápida; si los contenedores son demasiado profundos, la comida en el centro tarda demasiado en enfriarse. La última regla dice que debes utilizar las sobras refrigeradas antes de cuatro días, de lo contrario, deberías deshacerte de ellas.

2. Transporta los alimentos frescos con cuidado: si transportas carne cruda para asarla, empaca tu hielera con cuidado. Procura adobar la carne y colocarla en un recipiente de plástico cerrado herméticamente o en una bolsa plástica de almacenamiento, mantenla separada de los alimentos listos para comer en la hielera, para que el jugo de la carne no goteé sobre tus frutas ni verduras.

3. No te dejes engañar por las apariencias exteriores: cuando sea el momento de servir los alimentos de la parrilla, verifica las partes más gruesas para asegurarte de que estén bien cocidos antes de servir, ya que veces, se cocinan rápido en el exterior, pero siguen crudos o poco cocidos en el centro. Si tienes un par de horas antes, puedes cocinar parcialmente los trozos de pollo en el microondas, colocarlos en una bolsa de plástico con el adobo, y refrigerarlos, dado que el pollo ha sido cocido parcialmente, tarda menos tiempo para hacerse en la parrilla.

4. No remojes los alimentos de nuevo: una vez que el pescado, la carne o aves salgan de la parrilla, puedes estar tentado a remojarlos de nuevo en el adobo, pero no lo hagas, ya que estaba en contacto con la carne cruda o poco cocida, y podría contener algunas de las bacterias que pueden causar enfermedades.

Aplicar estos fáciles consejos harán la diferencia entre una pesadilla o un sueño de verano.

SHARE
Comenta ahora

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD